Los tiempos de descuento

el

Eran tiempo híbridos. Sabores a sal indecisos e independientes y a dulces de mermelada por memoria o con recuerdo. La prórroga permitida se excedió en tiempo y forma. Las olas de la pleamar, a veces bravas, a veces cariñosas, cedieron a su instinto para dejar la playa húmeda tan solo unas horas. A la mañana siguiente estaba seca para extender una nueva toalla.

Un documento blanco que te desafía, como lienzo de arena para pintar…. Y soñar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s