Sacude la china y esquiva el charco

No existen fronteras si evitas centrar la mirada en las barreras que intentan cortarte el paso. La vida es eso que transcurre entre la vigilia y el sueño. Sin pretensiones. Sin embargo, yo atisbé piélagos salados de incertidumbre y océanos dulces en el horizonte.